May 04

El Laberinto

Laberinto Vegetal

Laberinto Vegetal

Un laberinto (del latín labyrinthus, y este del griego λαβύρινθος labýrinzos) es un lugar formado por calles y encrucijadas, intencionadamente complejo para confundir a quien se adentre en él.

Los laberintos de forma cuadrada o rectangular son los más antiguos que existen; la primera representación conocida de un laberinto de este tipo se encuentra en una tablilla de Pilo y también la encontramos, como sello, en las tumbas del antiguo Egipto. Los laberintos de forma redonda o circular aparecieron a fines del siglo VII a.C. en la Italia etrusca; más tarde, los encontramos en las monedas de Cnosos, a finales del siglo III y se cree que eran usadas como mapa del célebre Laberinto de Creta.

Los laberintos se clasifican básicamente en dos grandes grupos “según la relación que existe con el centro y la salida del mismo“. El primer grupo de estos laberintos es el laberinto clásico o laberinto univiario: es el que nos hace recorrer, al ingresar en él, todo el espacio para llegar al centro mediante una única vía, camino o sendero; es decir, no nos ofrece la posibilidad de tomar caminos alternativos, no hay bifurcaciones, sino que hay una sola puerta de salida, que es la misma por la que se entra al laberinto. Por el hecho de tener un solo camino o sendero que seguir a medida que avanzamos dentro de él, no nos podemos perder en su interior.

El segundo grupo de laberintos son los laberintos de mazes (perdederos, laberinto de caminos alternativos) en donde al recorrer el interior del laberinto seguiremos un camino correcto o uno incorrecto, que nos llevará o no a la salida del mismo. Los mazes se comenzaron a utilizar en los jardines de setos en la Inglaterra del siglo XII, ya que eran el lugar propicio para una cita amorosa; luego de allí se extendieron progresivamente por toda Europa, especialmente en Francia e Italia. Se destacan en este sentido los jardines laberínticos de Andre le Notre en Versalles y el de Caboni en la Villa Pisani en Italia.

Por otro lado, cada uno de estos dos grandes grupos se dividen a su vez en subcategorías, atendiendo a “la forma en que fue construido el laberinto“:

  • Laberinto clásico o cretense: Es un laberinto univiario de forma ovoidal y de diseño muy sencillo.
  • Laberinto romano: Laberinto univiario, que en un principio era de forma cuadrada, dividido en cuatro cuadrantes alrededor del centro; más tarde, estaba formado de círculos concéntricos, con la misma subdivisión de cuadrantes o zonas enmarcando el centro del laberinto.
  • Laberinto barroco: Es un laberinto del tipo maze que tiene varias “vías muertas” o “caminos sin salida“, además de poseer una sola vía correcta para salir de él.
  • Laberinto manierista: Laberinto con estructura arboréa, es decir, al final de un corredor encontraremos una bifurcación en Y.
  • Laberinto rizoma: Laberinto de ramificaciones infinitas.
  • Laberinto de Hampton Court.
  • Laberinto de Stolp.
  • Laberintos medievales: Son laberintos univiarios típicos de los usados en la decoración del suelo de las catedrales. Tienen un diseño complejo.
  • Laberinto de Boughton Green.
  • Laberinto de Altjessnitz.
  • Laberinto ruso (llamados “Ciudad de Troya“).
  • Laberintos modernos: Aquel laberinto en donde todos los corredores que lo conforman se interconectan entre sí y no posee caminos o senderos de “circuito cerrado“, es decir, aquel corredor que llega de nuevo al mismo punto de partida.

EL LABERINTO DE CRETA

El laberinto debe su nombre a la legendaria construcción diseñada por el inventor Dédalo a pedido del rey Minos de Creta para mantener preso a su hijo Minotauro (monstruo mitad hombre, mitad toro), que acabó muerto por Teseo, quien se adentró en los inextricables pasillos dejando una huella de hilo (que le había dado la princesa Ariadna, hermana del monstruo).

Aunque no ha sido identificado positivamente ningún sitio en Creta como el laberinto del Minotauro, en Cnosos se encontraron monedas del siglo III  a. C. con el símbolo del laberinto en ellas. El formato típico durante este período es un circuito de siete meandros o vías, conocido como el “laberinto clásico”.

LABERINTOS “CIUDAD DE TROYA”

A los laberintos ingleses hechos en el césped se les llama «ciudad de Troya», y lo mismo a los de Gales: caer-droia. Probablemente los romanos los llamaban así por su Juego de Troya, una danza laberíntica ejecutada por jóvenes aristócratas en honor del antepasado de Augusto, el troyano Eneas. Según Plinio también la bailaban los niños en la campiña italiana.

Los dos diseños principales son el clásico y el medieval y, aunque existen numerosas variaciones, la forma básica es fácilmente reconocible.

EL LABERINTO COMO SIMBOLO

El significado cultural y la interpretación del laberinto como símbolo es muy amplio y rico. Está presente en diversas culturas, épocas y lugares, presentándose siempre como un símbolo ligado a lo espiritual. Por ejemplo, muchos laberintos dibujados en el suelo servían como una especie de trampa que atrapaba a los malos espíritus. Se conoce esta función desde la prehistoria en adelante. Incluso en algunas iglesias católicas es posible encontrarlos trazados en el piso, cerca del baptisterio (lugar donde se bautiza a los nuevos fieles). En algunas casas, la imagen del laberinto se trazaba en la puerta de ingreso, como sistema de protección. Pero una de las más importantes significaciones del símbolo del laberinto está asociado a los rituales de iniciación. Por lo tanto, el laberinto es el símbolo que representa la búsqueda del centro personal, del sí mismo del ser humano. Para el encuentro de tan preciado hallazgo, se requiere de un ritual iniciático que implica la superación, en distintas etapas, de una prueba.

Durante la Edad Media, el laberinto está fuertemente relacionado con el duro camino de los creyentes hacia Dios, el recorrido tortuoso de los caminos enredados y difíciles hasta hallar el centro simbolizaban la participación en los sufrimientos de Cristo en la cruz. El camino del laberinto es el peregrinaje, es la muerte al hombre antiguo, pecador. El hallazgo del centro representa el volver a nacer.

En el Renacimiento el ser humano se convierte en el centro del laberinto, como reflejo de las enseñanzas humanistas antropocéntricas.

En la actualidad, el laberinto se mantiene como un símbolo vivo presente en diferentes ámbitos, desde la esfera artística en numerosas propuestas en pintura, escultura, cine, etc., en la investigación académica antropológica, psicológica, así como también en la gráfica, publicidad e incluso en distintas áreas de entretenimiento como juegos de computadora.                                                                                                    (Tomado de Wikipedia 2014)

 

 COMO SALIR DE UN LABERINTO??????

Hasta este punto querido lector, Ud. se preguntara: Que pasaría si quedo atrapado en un laberinto????????

Puede ser que por curiosidad, o porque lo adentraron con los ojos cerrados, o porque esta comandando a un grupo y se adentraron en un laberinto, esta Ud perdido, o esta en una situación de emergencia dentro de un laberinto  y no sabe como encontrar la salida, pues el laberinto es un lugar que juega a hacerle perder su sentido de la orientación, hay una regla que se llama: La regla de la mano derecha (o de la mano izquierda si Ud. es zurdo por supuesto) que dice así:

Si un laberinto tiene salida (se refiere tanto a la entrada como a la salida) y Ud. esta perdido y no sabe como poder encontrar las mismas, solo basta que Ud. ponga su mano derecha (o la izquierda) sobre una pared cualquiera y siga la pared con la mano apoyada, recorriendo esta sin saltar de pared o cambiar de mano hacia otra pared.

Este pequeño algoritmo para salir de laberintos tiene un único problema, y es que al escoger la pared después de recorrer sus disimiles encrucijadas Ud. haya vuelto al mismo punto. Entonces se dará cuenta que la pared no pertenece a la estructura que le guiara hasta la salida ya que son paredes intermedias que forman un ciclo, es por ello que antes de aplicar la regla de la mano derecha, es recomendable que Ud. ponga en el suelo alguna marca como una moneda o algún objeto que le diga si Ud ha vuelto a ese punto, y si es asi esa pared que escogió no le llevara a la solución deseada y es el momento de escoger en ese mismo punto otra pared que no tenga que ver con la pared recorrida.

El peor caso es que Ud. haya vuelto a la misma marca utilizando todas las paredes visibles desde ese punto. Eso le esta diciendo que tal vez Ud. este bastante adentro en el laberinto, posiblemente en su corazón o cerca de el centro, aunque no necesariamente (pueden existir paredes ciclicas que no necesariamente deban estar en el centro del laberinto o cerca de este) y todas las paredes elegidas hasta el momento han formado ciclos, estas paredes no lo llevaran a la salida.Bueno ………………su situación es bastante difícil y extrema en ese caso, ya que requerirá de bastantes análisis para poder descubrir cuales son las paredes cíclicas y encontrar la posible pared que pertenezca al camino de salida. Esta situación es bastante extrema como ya les había comentado, y entonces las paredes cíclicas deberán estar debidamente definidas por Ud, por lo que una simple moneda en el suelo no le ayudara (recordemos que el laberinto es algo que atenta contra sus sentidos), es por eso que el sistema de marcas deberá ser mas complejo, robusto y entendible utilizando por ejemplo una posible tiza o algún que otro hilo o simplemente dejara mas objetos en el camino.

Ud. saldrá del laberinto si y solo si encuentra la pared adecuada que siguiendo el algoritmo de la mano derecha (o izquierda ) lo lleve a la salida o a la entrada de este

Este algoritmo es bastante lento e ineficiente para salir del laberinto. Pues casi se basa en recorrer toda la pieza formada por la pared y sus giros.

La dependencia entre el logro y el fracaso esta en el tamaño del laberinto, la complejidad de este  y la posición en la que Ud comience a ejecutar el algoritmo, en que Ud. no escoja paredes cíclicas, que las pueda definir y que encuentre al menos una pared correcta.

Puede llegar a tardar horas, días, semanas, meses, inclusive puede hasta llegar a morir dentro si no encuentra la salida a tiempo.

Sin un hilo de Ariadna amarrado en la entrada o algún mapa los laberintos son construcciones peligrosas, si Ud. no siente que sea capaz de poder razonar dentro de estos bajo presión, le recomiendo que nunca entre.

Lo que si es cierto que ante una situación de perdida en un laberinto, y no tener los recursos, la mejor opción que tiene si se siente perdido de verdad y quiere volver a salir, es recurrir a la regla de la mano derecha, es mejor morir intentando encontrar una salida que no hacer nada no es verdad???????

Lic. Richard Matos Rodriguez

E-mail: rmatos@stgolub.cubalub.cupet.cu

 

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Hola Richard, como siempre con sus articulos interesantisimos, gracias por su recomendacion, si algun dia me veo perdida en algun laberinto no dudare en usarlo, saludos.

  2. jejeje, comento poco, pero siempre estoy al tanto de cada tema…increible, puedo hacer un blog tambien solo con las reflexiones que hago de estos post….son geniales loco….poco comunes, enrevesados, atrayentes…ahi tenemos un laberinto, imposible de no adentrarse en él, y más cuando el autor te pone a cuenta de la casa el hilo de Adriana que llevará a su feliz salida.
    que tal???
    espero el proximo….sigo al tanto.
    Nahara

  3. Gracias a todos Uds que con paciencia me han leido todo este tiempo, para Uds mis saludos y mis articulos
    Gracias

  4. Interesante. Quisiera tratara en algún momento el algoritmo para el juego de dominó.

    1. Hermano mio, el blog no puede convertirse en un blog de analisis y diseño de algoritmos, jajajjaj, a ver……………puse el caballo de ajedrez pues es algo que puede a una persona interesarle, es mas, sobre el laberinto, que veo que has comentado lo mismo que en el articulo de el problema del caballo de ajedrez, no es en si la forma de solucion por Bactracking, aunque la filosofia que se explica en este articulo tiene puntos en comun, aun asi no lo es.
      El blog alquimia me he propuesto que sea variado, por lo que seguir poniendo sobre algoritmos a partir de aqui lo tornaria lineal y rutinario, es hora de poner otro tipo de articulos, no obstante, a peticion tuya mas adelante, podre ponerlo, asi que no se sienta despreciado.
      Gracias por opinar, y disculpe que no le respondi al comenatrio anterior.
      Saludos

      1. Gracias por su atención.

    • Claudia on 19 agosto, 2015 at 4:09 pm
    • Responder

    Creo que otra opcion es intentar escalar una pared hasta situarnos sobre esta y asi poder tener una visión mas completa que nos permita ver el pundo donde estamos y tal vez desde alli se pueda divisar la salida,de esta forma tendriamos la posivilidad d escoger mejor la pared para aplicar la regla de la mano derecha.El verdadero problema seria que el laberinto tuviese techo jajaja.
    LA VIDA DIARIA HACE QUE CREEMOS UN LABERINTO DEL CUAL A VECES NO SEBEMOS COMO SALIR, (pregunta) ENTONCES QUE REGLA SE APLICA EN ESTOS CASOS

    1. La de la logica, la de la razon, la de los instintos…………………

    • Claudia on 19 agosto, 2015 at 4:23 pm
    • Responder

    lo malo es que a veces la logica nos engaña,la razon nos ciega los ojos y los instintos nos fallan debido a las circunstancias.

    • daimi on 8 julio, 2017 at 5:48 pm
    • Responder

    uff..existen laberintos en Cuba??
    bueno a decir verdad, hace años vivo en un laberinto….creo que es de paredes cíclicas, llevo tiempo buscando la salida, pero siempre vuelvo al mismo punto….
    tu artículo me hizo pensar en el laberinto en el que cada uno nos encontramos….donde a veces no aplicamos la regla de la mano derecha, sino la del corazón y esa, creeme, no me ha ayudado a salir de él….saluditos

  5. El artículo está muy interesantey entretenido, pero por si acaso, si no es mucha molestia, antes de entrar al laberinto, pediría 3 cosas, una mandarria de 10 lbs, una soga de 50m, 20 libras de dinamita y una carretilla pequeña de 4 ruedas para llevarlos, y vea usted si salgo o no salgo, tal vez no sea de la forma más ortodoxa, pero sí será la más rápida.

  6. Amigo no se enoje el comentario de antes era una broma, realmente la vida nos pone en cada situaciones que cualquiera queda perplejo y no ve la salida por ninguna de las aristas, pero la paciencia, la persistencia, el autocontrol, la capacidad de analizar todas y cada una de éstas circunstancias y visualizar los pro y los contra, realmente ayudan a decidir el camino que lleva a la salida, otra vez gracias, y saludos para usted.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE